Remedio casero para el dolor de garganta

Los remedios caseros para el dolor de garganta y otros síntomas como la garraspera o la disfonía, la dificultad para tragar, o los signos como su enrojecimiento son:

  1. Miel
  2. Bebidas calientes
  3. Hierbas curativas
  4. Gárgaras con agua salada
  5. Compresas humedas tibias

Té con miel y limón

La inflamación de la mucosa de la garganta, originada generalmente por infecciones víricas y bacterianas, producirá dolor, enrojecimiento y sensación de sequedad. Para aliviar esos síntomas de la faringe, es conveniente mantenerla húmeda bebiendo pequeños tragos a menudo, así que al margen del remedio que escoja, procure ingerir líquido para calmarla.

La miel como remedio casero para el dolor de garganta.

La miel ha sido usada desde hace siglos para ello, de la misma forma que se consideró beneficiosa para la curación de las heridas. Sus propiedades hacen que proporcione alivio, y en combinación con bebidas calientes como el “té con miel” o la “leche con miel”, tienen un efecto calmante sobre el dolor de garganta. Parece además actuar contra la tos, por lo que su efecto es múltiple. Lo ideal es mezclarla con la leche tibia, no demasiado caliente, ni fría.

Bebidas calientes.

Actúan positivamente contra el dolor y las inflamaciones producidas por las infecciones de garganta, en especial las infusiones de hierbas con propiedades curativas como la manzanilla o la salvia. Pueden emplearse solas o combinadas, e ingerirlas o hacer enjuagues o gárgaras. Contribuyen a eliminar los gérmenes patógenos y a reducir la zona inflamada. Las personas asmáticas deberán actuar con precaución al utilizar esencias, o bien consultar previamente a su especialista. Y no es aconsejable su uso en bebés.
Puede también utilizar el jengibre colocando unas rodajas en agua hirviendo y dejándolo reposar antes de usarlo, de tal forma que liberará su producto activo gingerol, que es lo que le proporcionará el sabor característico. Si le resultara demasiado intenso puede añadir miel y limón. Es excelente como mucolítico para sus bronquios, nariz y senos paranasales, permitiendo expulsar más fácilmente el moco.

Hierbas curativas para el dolor de garganta.

Hay pastillas que contienen extracto de malva, de sus flores y de las hojas. También en forma seca en una infusión, alivian y protegen las mucosas irritadas.

Hacer gárgaras con agua salada.

Hidratan la garganta y alivian el dolor, a la vez que tienen efecto antibacteriano combatiendo a los gérmenes patógenos. Deberá disolver media cucharadita de sal en un vaso de agua tibia y hacer gárgaras en intervalos de tres horas. Puede añadir, si lo desea, un cuarto de cucharadita de levadura en polvo.

Compresas tibias y húmedas en el cuello.

Alivian el dolor. Puede utilizar un paño o una toalla pequeña que deberá enrollar alrededor del cuello como una bufanda tras mojarla en agua (o té) tibia, y escurrirla. Se utilizan también, cada vez con mayor frecuencia, bolsas de tela con huesos de aceituna, u otros granos o semillas, que se calientan previamente en el microondas, con el mismo efecto.